Gramenet de Besòs

Fotografies: El parc de la Bastida comença a ser una realitat!

Després de les lluites populars per evitar que el govern de la nostra ciutat (majoria absoluta del PSC) construís un nou barri amb més de 500 habitatges a la zona de La Bastida, el parc pel qual es va mobilitzar la gent comença a ser una realitat.

Aquest és un exemple més de la necessitat de treballar per transformar la ciutat, una victòria popular local que ens ha de donar forces per continuar lluitant.

Caminant per Gramenet, des de molts punts de la nostra ciutat, és inevitable topar-se amb el que és el símbol de l’especulació urbanística i la corrupció política, el monstre del Cúbics. En aquesta imatge podem veure d’alguna manera el contrast entre els interessos del veïnat organitzat (el parc de La Bastida) i els interessos privats tutelats per polítics còmplices (el Cúbics).

Fotografies de Jordi Pastor

Advertisements

5 thoughts on “Fotografies: El parc de la Bastida comença a ser una realitat!

  1. Una vez más desde la Plataforma solicitamos a la Alcaldesa y al nuevo responsable de Urbanismo de la ciudad que reactivará la comisión de seguimiento de la Bastida, paralizada por el caso de corrupción
    “Pretória”. Hemos tenido una reunión y una visita al Parque para ver las obras y hemos sacado las siguientes conclusiones:En primer lugar felicitarnos por haber conseguido el Parque gracias a la lucha unitaria promovida desde la Plataforma que los ciudadanos/as ya pueden disfrutar. En segundo lugar es que hay que seguir luchando para delimitar los límites del Parque, puesto que el Ayuntamiento nos quiere hacer la pirula,con la excusa del ARE se ha reservado una parte importante de zona verde, cercana a las viviendas,sin intervenir ni reforestar y hemos detectado una diferencia de 10.000m2 del plano inicial
    con el que nos han dado de las obras del Parque. En tercer lugar que el proyecto la Bastida contempla un ARE y hay que luchar por el Albergue y la vivienda social de alquiler para las familias más necesitadas.
    Y por último que hay que hacer una actuación festiva y reivindicativa desde la Plataforma para conseguir el máximo de objetivos planteados.

  2. Mi enhorabuena por esta lucha ejemplar. Así trabaja el pueblo consciente demostrando a los que se instalan en los despachos que están, solos y que son caducos e interesados.
    Vuestro compañero,colomense en alma, Pedro Gallardo

  3. URBANISMO: Por Horacio Capel, catedrático de geografía Humana de la U.B.
    El urbanismo se ha elaborado e impuesto hasta ahora de arriba abajo. Se necesita otro totalmente distinto que proceda de abajo arriba. El punto esencial es el diálogo. Se ha de evitar la prepotencia de los técnicos y su pretensión de que son poseedores del saber. Los técnicos y los políticos han de estar al servicio de las necesi-dades y demandas de los ciudadanos. Se ha de valorar el papel de los movimiento sociales. La participación debe convertirse en el instrumento básico del urbanismo, de manera que garantice el debate público y, a través del mismo, el control de las decisiones que se toman. Los habitantes de la ciudad han de ser tratados como ciudadanos y no como clientes. Los ciudadanos tienen derecho a no estar satisfechos con la estructura y organización de sus ciudades, y a desear que se renueven o reconstruyan. Pero eso ha de hacerse en beneficio de la población y no de las empresas inmobiliarias.
    El urbanismo es un proceso complejo. La administración pública debe negociar con los diferentes agentes
    urbanos, cada uno de los cuales defiende sus propios intereses, y arbitrar entre sus conflictos y diferencias, en beneficio de todos los ciudadanos. Esa negociación y arbitraje debe hacerse desde posiciones de fuerza de la administración, con una legislación que permita presionar para defender el bien común.
    El planeamiento urbano es necesario. El planeamiento es un instrumento indispensable para racionalizar la ocupación del territorio y la organización de la ciudad. No puede dejarse a merced de los intereses inmobiliarios,
    que buscan su beneficio, sino que ha de ser dirigido. Eso ha de hacerse bajo una dirección y control público, y requiere instrumentos públicos de gestión. El planeamiento ha de señalar los objetivos y las metas del futuro, los cuales deben ayudar a la construcción del presente. Se ha de legalizar todo el dinero que se mueve en la construcción. No se permitirá el blanqueo de dinero en la promoción inmobiliaria. La lucha contra la ilegalidad y la corrupción debe incluir también esta dimensión. El carácter más o menos progresista de la legislación que se elabora se expresa en los mecanismos para la recuperación de plusvalías generadas por el planeamiento, en la inversión pública en equipamientos sociales, así como en el papel que se concede a la participación ciudadana en la elaboración, gestión y control. Se ha de garantizar el acceso a la vivienda y a los equipamientos públicos a todos los habitantes de la ciudad. Puesto que la mano invisible de los intereses inmobiliarios ha sido incapaz de resolver los problemas de la vivienda, se necesitan políticas públicas para hacerlo.

    Para que sea bella la ciudad ha de ser antes confortable, justa, rica, socialmente equilibrada y políticamente democrática. Si la sociedad cumple esas condiciones, ella misma resolverá los problemas de la forma, poniendo a los arquitectos y a otros técnicos a su servicio.
    Infierno y paraíso están aquí. Si hay libertad, igualdad, bienestar y solidaridad, las ciudades son el paraíso en la tierra. Si domina la exclusión, la pobreza, la violencia, la vigilancia y la opresión, pueden convertirse en el infierno. De nuestros gobernantes, de las normas sociales que seamos capaces de elaborar y cumplir, y de nosotros mismos depende. El gobierno de la ciudad necesita de reglas jurídicas claras, de una voluntad decidida para su cumplimiento y de una autoridad capaz de hacer acatar las normas. Es decir, necesita de una administración
    pública eficiente.

    Hemos de defender el mantenimiento de una tradición urbana de espacio público protegido por la normativa
    legal y por la administración pública. Se espera de los arquitectos que contribuyan al diseño de espacios públicos que faciliten las relaciones sociales, el encuentro y la urbanidad . La demanda de servicios es ilimitada y crece sin parar, en educación, servicios asistenciales, etc. Lo cual es sin duda positivo, pero supone un coste
    que exige no solo recursos públicos sino también comportamientos cooperativos y solidarios

    Lo que la historia ha ido acumulando y sedimentando debe respetarse al máximo. Es esencial la conservación de los cada vez más escasos restos del patrimonio histórico construido. Y ello a pesar del interés de las empresas inmobiliarias (y de numerosos arquitectos) favorables a la obra nueva. Con mucha frecuencia no son las necesidades de la población sino la lógica de la promoción inmobiliaria la que destruye edificios y construye otros nuevos.
    Ha crecido de forma desmedida el consumo de energía y de bienes materiales, lo que en sociedades ricas conduce a un despilfarro totalmente inaceptable. Todo ello debe tener un límite. Lo cual significa menos transporte privado, más transporte público, menos aire acondicionado. El despilfarro no debe admitirse tampoco en la construcción de la ciudad. Eso significa optar por la ciudad compacta, y poner límites a la posesión especulativa de viviendas.

    Necesitamos utopías y debatir alternativas sobre la forma de organizar la ciudad. El debate es necesario con los movimientos antisistema. La humanidad ha avanzado a través de las disidencias.La ciudad puede resistir y sobrevivir. Resistir a los especuladores, a los vivos, a los egoístas, a los políticos corruptos o incompetentes, a los técnicos engolados y soberbios, que se consideran depositarios exclusivos de la ciencia y el saber. Para ello es preciso que actúe la política en el sentido amplio de este término, que el ordenamiento jurídico democrático ,la normativa urbanística y los órganos de gestión defiendan el interés público.
    Pero también hace falta el compromiso social y la acción decidida por parte de los ciudadano

  4. 1º). PARTICIPACIÓ.

    La participació de la ciutadania en la vida pública és un bon indicador de la qualitat d’una “democràcia”. S’ha avançat molt a l’hora d’elaborar documents que regulen la participació ciutadana, con el mateix reglament de Participació Ciutadana del nostre Ajuntament, o la Carta Europea de Salvaguarda dels Drets Humans en la Ciutat, signada també per L’Ajuntament a l’any 2000; en canvi, s’ha avançat molt menys a l’hora d’aplicar-los.
    Denunciem la falta de transparència en la gestió de la nostra ciutat i el poc interès de L’ajuntament perquè la ciutadania participi en la vida pública, ens remi tim a les últimes eleccions municipals, tan sol van votar el 47,8 % del censo electoral, és ha di que el 52,3% NO van votar, i si agregen el 20% de immigració sin dret a vot,més el jovent de 16-17 anys, etc la majoria absoluta de la població no van participar, ens troben en el indens mes vaig de participació de l’historia de Santa Coloma de Gramenet.
    Demanem que es reformi a fons l’actual Reglament de participació ciutadana a fi de democratitzar la política municipal. Demanem que tots el Consell i el Consell de Ciutat tingui competències i capacitat decisòria i estigui format majoritàriament per entitats, i no per membres de l’ Ajuntament i el seus amis. Que la organització i el seu funcionament sigui autònom i no teledirigir per govern de tord.
    Demanem la derogació dels articles de les Ordenances de Neteja que coarta la llibertat d’expressió a entitats, col•lectius, organitzacions polítiques que no podem difondre les seves idees lliurament a la nostre ciutat.
    Demanem que s’aprovi un Reglament d’ús dels mitjans de comunicació locals de titularitat pública ( full informatiu, ràdio, web, periòdics..) per tal de garantir el pluralisme i l’accés de les entitats i veïns.
    Demanem que qualsevol entitat,ciutadans de la ciutat pugui intervindrà en qualsevol punt del ordre del dia del plens municipals, (dret a la paraula), condicionament de la sala de plens perquè tots els assistent gaudeixen de les mateixes condicions. Compromís del Consistori per la elaboració d’uns pressupostos participatiu i la posada en marxa de les Memòries Participatives. Avaluar el PAM, cada dos anys, mitjançant una Audiència Pública=(Consell de Ciutat). Que el Defensor del Ciutadà sigui triat directament pels ciutadans i que no pertanyi a cap partit polític. Que es pugui convocar consultes populars o referèndum els barris o la ciutat i que siguin vinculen. Demanem que es creïn comissions peritaries Ajuntament- entitats per seguir el compliment d’objectius com els que aquí proposem, i que tots el Consorci que se formen, tingui cabuda les entitats de la ciutat, i que el Ajuntament pengi al web municipal els projectes urbanístic perquè tothom els pugui conèixer.
    Finalment, exigim que el l’Ajuntament no posi més traves a les entitats quan intenten difondre les seves idees o organitzar actes al carrer. Al contrari, li demanem que cedeixi gratuïtament la infraestructura pública (tarimes,Seguros, llum, agua, casals, col•legis, (després de les seves activitats o els caps de s’emana), perquè les entitats puguin fer activitats sense afany de lucre obertes a tota la ciutat i per últim que en tots els mecanismes de participació estiguin precedits necessàriament d’una bona documentació e informació prèvia.

  5. Retroenllaç: » El parc de la Bastida (Sta. Coloma), un exemple d’èxit del moviment popular

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s